Translate

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Esto es cosa de TODOS

Hace unos días os adelantaba con que os traería algo acerca del maltrato doméstico, os comentaba titulares y cómo lo veía al respecto. Pues bien, hace unos meses tuve la oportunidad de poder hacerle una entrevista a una Trabajadora Social que trabaja en la Dirección General de Política Social (Consejería de Sanidad y Política Social). El motivo de traerlo ahora y no antes se debe a dos cosas: porque tengo más tiempo libre y porque quería escribir una entrada (la del otro día) primero.

Yo soy de Murcia, por lo que esta entrevista ofrecerá datos de dirección basados en Murcia. Recordar que siempre podéis llamas al 112 o al 016 vivais donde viváis. 
Puede que no tengas hijas, hermanas o que tu madre nunca haya sido maltratada; Puede que no te interese el tema, pero recuerda que con esto puedes ayudar a cualquier persona que simplemente quiera informarse. (os pongo la entrevista abajo)


Buenas tardes Inmaculada, en primer lugar muchas gracias por tu atención y por tu tiempo en esta causa que no es otra que la de informar a cualquier persona interesada en el tema de violencia de género, de prevenir o incluso de ayudar.
Si te parece bien comenzamos:

-M: Como ya sabemos eres Trabajadora Social pero ¿Qué función realizas en tu puesto de trabajo?  ¿A qué te dedicas exactamente?
-I: Efectivamente, soy trabajadora social de la Dirección General de Política Social (Consejería de Sanidad y Política Social).
Mi trabajo es muy variado, pero todo gira en torno a la prevención y sensibilización en violencia de género, a la coordinación de recursos especializados de atención a mujeres víctimas de este maltrato y al impulso de medidas o actuaciones encaminadas, en última instancia, a erradicar la violencia de género.

-M: ¿Podrías indicar el sitio donde está ubicado?
-I: En la Avenida Infante D. Juan Manuel, s/n – 30011- Murcia. Tercera planta.

-M: ¿Cuánto tiempo llevas trabajando ahí?
-I: desde finales de 2006.

-M: Explícame qué es para ti la violencia de género.
-I: Una tremenda injusticia que la sociedad ha tolerado a lo largo de muchísimo tiempo. En nuestro Ordenamiento Jurídico, la violencia de género es aquella que ejerce un hombre sobre una mujer que es o ha sido su pareja y que va dirigida a someterla. Es importante saber que los hombres que ejercen esta violencia tienen muy arraigadas las ideas tradicionales de superioridad masculina, algo así como “aquí mando yo”. Además, no son solo las agresiones físicas, que pueden llegar al asesinato, sino también la violencia psicológica, sexual y económica.

-M: ¿Podrías, de manera sintética, decirnos cuales son los factores básicos para detectar maltrato?
Generalmente, esta violencia aparece de forma insidiosa, con incidentes de baja intensidad que cuesta calificar de violentos por aislados o por considerarlos “normales”. Incluso, muchas de estas conductas son difíciles de percibir por su apariencia amorosa. Por ejemplo, confundir una conducta controladora de tu pareja (estar llamándote continuamente o querer saber con demasiada frecuencia dónde o con quién estás) con una muestra de interés por ti.
Lo que está claro es que esta violencia es progresiva, y poco a poco se va avanzando hacia formas más severas de maltrato. Por ello, es muy importante saber identificar las señales del maltrato cuanto antes, con el fin de atajarlo y así impedir que evolucione hacia formas más graves.
Algunos indicadores de riesgo pueden ser:
- Exige explicaciones y quiere saber en todo momento lo que haces.
- Quiere controlar o cambiar tu forma de vestir, tus pensamientos y decisiones.
- Critica a tu familia y a tus amistades. Poco a poco te va aislando de ellos/as.
- Te hace responsable de lo que ocurra y consigue que te sientas culpable.
- Te compara con otras mujeres y te humilla.
- Te amenaza con abandonarte o con suicidarse si le abandonas.
- Hace que sientas lástima de él.
- Piensa que las mujeres tienen que estar subordinadas a los hombres, que son inferiores y que les pertenecen.
- Te obliga a tener relaciones sexuales cuando él quiere, acusándote, si no accedes, de “estrecha o fría”.
- Exige cariño y dedicación completa, aunque él no lo haga.
- Te hace creer que sabe más que tú.
- Es excesivamente celoso y posesivo.
- No controla sus impulsos, hace todo de forma desproporcionada y se irrita fácilmente.
- Rompe cosas cuando se enfada.
- Bebe alcohol o consume otras drogas y se pone peor.
- Después de sus pérdidas de control, se comporta normal, como si no hubiera pasado nada o te pide perdón prometiéndote que nunca más volverá a ocurrir.

-M: Cuando llama alguien a pediros ayuda ¿Cómo actuáis?
I: te adelanto que los y las profesionales del Servicio de Planificación y Programas normalmente no atendemos directamente a las mujeres, sino que coordinamos los recursos especializados donde se les atiende, y realizamos seguimiento de sus actuaciones. Sin embargo, en ocasiones, recibimos llamadas o atendemos personalmente a mujeres que se presentan en nuestro trabajo. En todas estas situaciones, tratamos que la mujer se sienta acogida y valoramos si la situación es urgente o no y, en función de ello la derivamos a unos u otros recursos.
Aunque podéis ver información de los recursos especializados en http://violenciadegenero.carm.es quiero remarcar que ante situaciones urgentes, lo mejor es llamar al 112 para que se de la respuesta más adecuada a la situación, movilizando para ello los recursos necesarios (sanitarios, policiales, jurídicos, de alojamiento inmediato…). En otro caso, si la situación no es urgente, lo mejor es informar a la mujer de la posibilidad de acudir a un centro de atención especializada para mujeres víctimas de violencia de género (CAVI), pidiendo cita en el teléfono 901 101 332. Los CAVI son servicios públicos y gratuitos donde la mujer puede encontrar apoyo multidisciplinar (psicológico, social y jurídico) para superar las secuelas del maltrato. No es necesaria denuncia previa para ir al CAVI.

-M: ¿Debe llamar la mujer maltratada o también cualquier persona que lo sufra aunque no en primera persona?
-I: Puede buscar ayuda no solo la mujer que sufre los malos tratos, sino cualquier persona de su entorno (familia, vecinos/as, amistades…) que tengan conocimiento de que pueda haber malos tratos.
Cualquier persona cercana puede llamar al 112, que funciona todos los días del año, y pedir que le pasen con el Dispositivo de Atención Telefónica Urgente para Mujeres Maltratadas. En el dispositivo le atenderá la trabajadora social que esté de guardia y le asesorará sobre los pasos que debe dar. También puede llamarnos al Servicio de Planificación y Programas, de la Dirección General de Prevención de Violencia de Género (teléfonos: 968 357620/ 968 357244/ 968357620) y con mucho gusto trataremos de orientarle.

-M: Si una persona no quiere denunciar ¿Puede hacerlo alguien por ella?
-I: Sí. Los actos de violencia de género, a salvo las injurias, son perseguibles de oficio, no exigiéndose la denuncia de la persona agraviada, siendo suficiente para su investigación y persecución la puesta en conocimiento de la autoridad competente por parte de cualquier ciudadano/a.

-M: ¿Puede alguien dejar de maltratar física y psicológicamente? ¿Es posible sin ayuda?
-I: Hay experiencias de trabajo con hombres agresores, pero desconozco el grado de éxito de estas intervenciones.
En mi Dirección General solo se trabaja con mujeres víctimas de violencia de género y, en su caso, con sus hijos/as menores, pero no con agresores.

-M: ¿Podrías indicar qué medidas se tomarían con el supuesto agresor? En un caso “leve” y grave.
I: La violencia de género es una infracción penal y, por tanto, esas conductas están sancionadas por el Ordenamiento Jurídico.
Esas infracciones penales son castigadas por el Código Penal como falta de injurias o de vejación injusta o como delitos de amenazas, coacciones, lesiones, maltrato físico y/o psicológico, habitual, delitos contra la libertad o contra la indemnidad sexual, los quebrantamientos de condenas anteriores o de medidas cautelares, y cualquier otro cometido con violencia o intimidación, siempre que la ofendida sea o haya sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, o persona especialmente vulnerable que conviva con el autor.
La pena es la prevista en cada caso por el Código Penal, pero va desde prisión que a veces se sustituye por trabajos en beneficio de la comunidad, localización permanente… Además, se suelen adoptar medidas de prohibición de aproximación a la víctima, incomunicación con ella por cualquier medio, privación del derecho a tenencia y porte de armas, etc.

-M: Suponemos que es muy difícil verificar un maltrato que no sea físico pero ¿Cómo pueden estas víctimas que lo sufren denunciar y que las crean? ¿Es posible que esto ocurra?
-I: Evidentemente, es más fácil probar en un proceso judicial la violencia física (sobre todo cuando hay parte de lesiones) que la psicológica, por más que esta violencia también deje importantes secuelas en las mujeres que la sufren. En un juicio, se tienen que probar los hechos que se denuncian y al producirse la mayoría de los abusos psicológicos en la intimidad del hogar, es complicado probarlos. No obstante, en ocasiones hay testigos, mensajes, correos electrónicos, etc, que se pueden aportar como prueba de este maltrato.

-M: Imaginemos que una mujer ha denunciado a su agresor, estos tienen hijos y son menores ¿Qué pasaría con ellos en el caso de que no tuvieran familiares cerca?
-I: En ocasiones también se toman medidas judiciales, penales o civiles (régimen de custodia, visitas, comunicación y estancia con los hijos/as, régimen de prestación de alimentos…) en relación a los hijos/as menores.
Si la mujer necesitara ir a un recurso de acogida, tanto al Centro de Emergencia como a las casas de acogida o a los pisos tutelados, puede ir acompañada de sus hijos/as menores.

-M: ¿Qué consejo darías a las jóvenes actuales para que no sufran esto en un futuro?
-I: Que busquen siempre relaciones igualitarias, en las que haya mucho respeto. Y que no piensen que la violencia de género solo la sufren las mujeres “mayores” con muchos años de relación. Muy por el contrario, la violencia de género se produce también en relaciones de parejas adolescentes y jóvenes, y hay que estar muy alerta a las señales de alarma (controla tu forma de vestir, tus amistades, redes sociales, te impone relaciones sexuales, te amenaza con difundir secretos o fotos íntimas si le dejas...).
Un blog muy fresco que trata estos temas es “Mi novio me controla lo normal”. ¡Os lo recomiendo!
Además, podéis descargaros la aplicación gratuita para smartphones “Relación sana” y hacer un test para ver cómo es tu relación de pareja. Tenéis más información aquí:

-M: ¿Y a los no tan jóvenes qué quizás lo sufran o tengan a alguien alrededor que sí?
-I: A las mujeres, jóvenes o no, que estén sufriendo una situación de violencia les diría que cuenten lo que le está pasando a gente de confianza y que busquen apoyo en los recursos especializados, que están para ayudarlas a dejar atrás el maltrato.
A las personas que están cerca de una mujer que pueda estar sufriendo violencia, les diría que trataran de mostrarse disponibles y cercanas, que le transmitieran a la mujer que la creen, que no la juzgan, que entienden que la situación es complicada… Les diría también que animaran a la mujer a ir al CAVI.

-M: ¿Encuentras problemas para poder desempeñar bien tu función en este ámbito como Trabajadora Social?
-I: No encuentro problemas. Es verdad que paso mucho tiempo frente al ordenador, pero también tengo la oportunidad de realizar ese trabajo más cercano a la persona cuando atiendo telefónica o presencialmente a mujeres que demandan ayuda en relación a su situación de maltrato. Junto a ello, estamos realizando talleres de prevención de violencia de género que nos permiten el intercambio directo con la gente.

-M: ¿Piensas realmente que están funcionando todas las campañas qué se están haciendo para que esto no ocurra?
-I: Las campañas no dejan de ser “un grano de arena” en esta tarea de cambiar conciencias y de conseguir erradicar la violencia de género que, como sabéis, es la mayor expresión de desigualdad entre mujeres y hombres. Además, su eficacia se debe valorar a largo plazo.
No podría decir cuánto están calando en la sociedad, pero me gusta el tono positivo que últimamente veo en algunas campañas. Por ejemplo:
El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad está utilizando una muy esperanzadora “Hay salida”: http://www.msssi.gob.es/campannas/campanas12/haySalida.htm
En nuestra Comunidad Autónoma también hay una campaña que pretende facilitar que la mujer pueda dar el paso: “CUENTA CON TODO NUESTRO APOYO”: http://violenciadegenero.carm.es/lineas_actuacion/prevencion/actuaciones/difusionRecursos

-M: ¿Qué es lo que más te gusta hacer como Trabajadora Social? ¿Y de este trabajo?
-I: Aquellas cosas que hacen que el mundo sea un poco más justo.
De este trabajo, lo que más me gusta es escuchar de las profesionales de los recursos especializados, sobre todo de los CAVI y de los recursos de acogida, que las mujeres atendidas van superando el maltrato y salen adelante.

¡Muchísimas gracias por todo, Inmaculada! Ha sido todo un placer, desde la charla que nos diste hasta estas respuestas. Esperemos que sirvan de ayuda.
¡Nos vemos pronto!
Gracias a ti, por tu enorme interés en el tema. En el servicio en el que trabajo, estamos a vuestra disposición para cualquier duda sobre el tema.
Un abrazo,

Dejo para quien tenga más dudas:
Y si os interesa seguir leyendo respecto al tema:

No dudéis en compartir esta información.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Suscríbete!

.

.

Archivo del blog

Seguidores